10 Pasos para salir adelante en este invierno económico

Pasos para superar la crisis económica

Todos sabemos que hay una época para sembrar y otra para recoger la cosecha. También sabemos que los momentos de crisis son los mejores para sembrar las semillas de los valores que a medio plazo son lo que nos permite salir reforzados de la crisis. Se percibe mucho miedo a las consecuencias de la situación financiera, pero todo está relacionado con el abandono de ciertas leyes universales que la sociedad moderna ha olvidado.

No necesitamos complicadas estrategias, sino algunos pasos claros y concretos que podamos poner en práctica desde ahora para poder lidiar y salir airosos de este invierno económico.

  • 1. Defina con claridad lo que le inspira
    Hay una gran diferencia entre ponerse en acción como resultado de sentirse inspirado o de sentirse desesperado. Aproveche este invierno de escasez como una oportunidad para sacar de la hibernación las ideas de su mente y defina lo que va a crear en la próxima primavera.
  • 2. Controle su enfoque
    La energía fluye hacia aquello a lo que dedicamos nuestra atención. Asegúrese de no estar dirigiendo su atención a la falta de oportunidades
  • 3. Alimente su imaginación
    Observe su “dieta mental” permanente. ¿Pasa varias horas pendiente de las noticias que aumentan su inquietud o se dedica a leer buenos libros, acudir a conferencias interesantes y compartir ideas creativas con sus amigos?
  • 4. Revitalice su cuerpo
    Su salud física y vitalidad tienen una gran influencia en su trabajo, así como en su buen estado mental y emocional. El ejercicio elimina o reduce el estrés y fortalece su cuerpo y su mente
  • 5. Seleccione sus amigos
    El pesimismo y la desesperación atraen más pesimismo y más desesperación. Manténgase a distancia de las personas tóxicas que están constantemente quejándose y criticándolo todo y comparta su tiempo con personas que sean buscadoras de oportunidades
  • 6. Tranquilice su mente
    Reserve unos minutos al día para meditar y serenarse. Diez minutos de meditación aliviarán horas de estrés y aumentarán su creatividad y su capacidad resolutiva
  • 7. Líbrese de las actividades de escape
    Pasar largas horas ante el televisor, dormir en exceso y beber alcohol sólo acelera e incrementa los problemas que intenta evitar
  • 8. Haga una lista de gratitud
    El prestar atención a todas las cosas buenas y dones que la vida nos ofrece, permite sintonizar con nuestros mejores pensamientos, sentimientos y las consiguientes acciones, que a su vez atraerán más cosas buenas y más oportunidades
  • 9. Cambie su actitud
    Conviene darse cuenta de que todo lo que nos ha ocurrido en nuestra vida, incluso las peores cosas, están ahí para servirnos, para enseñarnos y para ayudarnos a crecer. Si lo hace encontrará lecciones en sus resultados pasados, podrá perdonarse a sí mismo por cualquier cosa que hubiera podido hacer mejor y aplicar la lección para salir adelante y creara un futuro mejor
  • 10. Empiece a ser resolutivo

Durante los próximos tres días, encuentre un lugar en el que pueda estar tranquilo y sin interrupciones. No lo abandone hasta que tenga escritas diez ideas nuevas sobre el aumento de sus ingresos, crear nuevos resultados y mejorar su vida. No pretanda escribir sólo las buenas. Todas las ideas pueden ser buenas. Hágalo durante tres días.

El cuarto día examine su lista de 30 ideas y elija de tres a cinco que sean las mejores y las que ofrecen mejores posibilidades de realización. La elección debe basarse en la facilidad de ponerlas en  acción, los beneficios que producirá y la rapidez de los beneficios. 

Todo ello sin olvidar que durante este invierno y a pesar de la situación, el problema no es la falta de recursos. Los hay en abundancia. La diferencia está en la resolución con que actuemos. Tome sus decisiones y póngase en marcha.

Trabaja en lo que te gusta hacer

Aunque te parezca que este artículo trata sólo sobre el trabajo y las profesiones, en realidad sirve también para contestar algunas de las preguntas que nos hacemos o deberíamos hacernos:

¿Cual es el propósito de mi vida? ¿Cómo puedo sentirme más realizada o realizado?

Se han hecho estudios que prueban que las personas que tienen una idea clara sobre su propósito en la vida, disfrutan de una vida más realizada, más relajada y sosegada. Quienes tienen un propósito actúan con un sentido claro de hacia donde van y se sienten motivados para levantarse cada mañana y además alargan sus años de vida.

No hay que desesperar si por el momento no encontramos la forma de salir del actual empleo, profesión, carrera o negocio, porque hay una forma de  sentirnos inspirados por ese trabajo que ahora nos parece tedioso, para empezar a dedicarnos a lo que realmente nos encanta hacer.

El trabajo o la profesión puede ser una pesada losa o una delicia o cualquier otra definición entre un extremo y otro. Como todas las demás cosas en nuestra vida, cada uno determina exactamente cómo va a ser su ocupación.

Si cada mañana nos levantamos con la ilusión de empezar nuestra tarea porque nos sentimos llamados a prestar un gran servicio o nos dedicamos a trabajar para alcanzar un objetivo, una misión o una visión que nos inspira, está claro que sentiremos que eso en realidad no es un trabajo, sino una especie de juego en el que además nos pagan por pasarlo bien.

Si, por el contrario, acudimos a nuestro quehacer diario gruñendo, quejándonos y pensado “más valdría no haberme levantado de la cama” y aterrorizados ante las ocho horas que nos esperan, es lógico pensar que percibimos nuestro trabajo como una carga y un mal necesario, casi como un castigo divino.

Cuando encontramos la ocupación que nos satisface, sentimos que estamos hechos para ese tipo de actividad y que esa profesión es nuestra razón de ser. Estas personas también están sujetas a altibajos en su trabajo, tienen éxitos y fracasos, a veces están felices y a veces tristes y experimentan agrado y frustración, como cualquier otra persona. Tener un empleo o profesión que te guste no te exime de las experiencias humanas. La diferencia es que quienes se sienten llamados a hacer un trabajo sienten una especie de fijación; es lo que los budistas llaman  “la correcta forma de ganarse la vida” que significa ganarte la vida de tal manera que se beneficia uno mismo y a los demás, o lo que más modernamente llamamos una felicidad sostenible.

Si todavía no está viviendo este tipo de experiencia y le gustaría vivirla, es el momento de conectar con su verdadera vocación, su llamada interior.

Si no lo tiene claro, puede recurrir a ciertos recuerdos de la infancia para encontrar pistas, pero lo que quizá resulte más eficaz es recurrir a la visualización y a la imaginación. El ejercicio consiste en imaginar una situación en la que alguien nos entrega cinco millones de Euros y entonces preguntarnos “Si tuviera esa cantidad de dinero ¿qué haría con mi vida? ¿a qué me dedicaría?” Sea honrado al responder y fíjese en qué cosas aceleran los latidos de su corazón y qué le emociona.

En definitiva este ejercicio, por extravagante o inútil que pueda parecer, en el fondo pone a prueba su capacidad para ser sincero consigo mismo. Un negocio o un empleo es como un cuerpo físico que nos da señales y síntomas que nos ayudan a encontrar nuestra verdad. Si su empleo, profesión o tipo de negocio da muestras de desarreglos o falta de operatividad tómelo como una clara señal de que es la hora de conectar con la verdad de su ser auténtico. Es un verdadero tesoro poder leer esos signos y síntomas y ponerse en acción. Igual que su cuerpo físico, su negocio, sus relaciones, su grupo de amigos, todo aquello en que nos ocupamos nos da información para que podamos ser nosotros mismos. El universo es como un matrix que intenta guiar a cada persona hacia la autenticidad y el amor.

(Inspirado en una charla ofrecida por el Dr. John Demartini)

Participación en la mesa debate sobre la estética en el siglo XXI

Debate sobre estéticaCon motivo de la XXVIIª Edición del Día de la Esteticista, he sido invitado a participar en la mesa de debate que se ha celebrado hoy lunes 10 de noviembre en el Teatro Xesc Forteza de Palma ante un elevado número de esteticistas de Baleares y profesionales del mundo de la estética y la imagen.

Los ponentes han sido Fermín Gallego, cirujano plástico, Joan Mir, sexólogo y psicoterapeuta, Muricio Rangel, director comercial de la empresa Lamdors,S.A. de Barcelona y F. Javier González, escritor e investigador. La presentación y coordinación ha estado a cargo de Emilia Pascual, presidenta de la Asociación de Esteticistas de Baleares, y de la esteticista de Barcelona Aurelia Alberich.

Emilia Pascual me ha invitado a participar en este debate con objeto de introducir un aspecto novedoso en el mundo de la estética, como es la aportación que se puede hacer desde la perspectiva de los valores, la inteligencia emocional y espiritual, asi como evaluar la importancia de la belleza interior junto a la belleza exterior.

Desde aquí agradezco a Emilia que me haya dado la oportunidad de conocer este sector, a las estetcistas que contribuyen a crear la mejor versión de nosotros mismos y a los profesionales que trabajan desde otros sectores relacionados, tanto en medicina como en el mundo empresarial. Ha sido una experiencia enriquecedora y muy satisfactoria, que ha concluido con un magnífico bufet y música.

F. Javier González

Leer noticia del Diario de Mallorca al respecto.

Noticia esteticistas en pdf

Cuando el éxito se retrasa

¿Qué puedo hacer cuando el éxito se retrasa o no llega? Quizá debamos empezar por preguntarnos ¿se puede acelerar el éxito? O bien ¿hay algún antídoto contra los resultados lentos a pesar de una planificación detallada y de unas iniciativas bien dirigidas? ¿Hay algún secreto para recoger resultados positivos en poco tiempo?

Estas y otras preguntas similares provienen de personas frustradas por la lentitud de sus progresos en su camino hacia el éxito, sea éste financiero, profesional, social o de otro tipo, a pesar de aplicar todo el conocimiento y los principios que lo regulan.

Antes de nada, dejemos clara una cosa. Cuando admiramos a alguien por sus éxitos, habitualmente nos fijamos en el resultado final y no tanto en los esfuerzos, el tiempo, la disciplina y los contratiempos que supuso llegar hasta ahí.
Esta actitud da pie a expectativas irreales y abre la puerta a las frustraciones, especialmente con la idea de que se puede lograr el éxito repentino mediante una estrategia bien cuidada y un buen asesoramiento.

Lo cierto es que el éxito se produce habitualmente tras una serie de pequeñas acciones y logros que incluye más de una desilusión, lo cual puede poner en entredicho todo lo que uno piensa de sí mismo y cuestiona nuestro valor, integridad e incluso nuestra voluntad de seguir intentándolo.

Si nos fijamos en lo que no está funcionando bien es fácil adivinar que lo siguiente que sentiremos será la frustración mientras nuestra mente se dedica a hacer recuento de todo lo que no va bien. Incluso puede mantener pensamientos negativos como “realmente no sirvo para esto”, “nunca lo lograré” o “hay algo en mi que falla”.

Lo que generan estos pensamientos son nuevas sensaciones negativas que invariablemente se adueñarán de nuestro subconsciente y buscarán la forma de hacerse realidad, porque en definitiva acabamos atrayendo y manifestando lo que sentimos. Las experiencias y las personas negativas engendran más experiencias y más personas negativas y ese círculo vicioso o espiral no es el camino del éxito.

Por tanto, la clave está en fijarnos en lo que está funcionando bien. Para hacerlo, hay dos prácticas muy recomendables y simples, pero que al principio nos puede costar habituarnos a hacerlas con alguna regularidad: Mantener un diario y meditar.

Mantener un diario (Puede llamarlo lista de realidades, diario de resultados, o diario de gratitud) En cualquiera de estas versiones se trata de una forma excelente de incidir con atención en lo positivo y ayuda a renovar continuamente su visión. Comience el día con reflexiones sobre aquellas cosas por las que esté agradecido-a en la vida, (haga una lista) y acabe el día con anotaciones sobre lo que ha ido bien por insignificante que parezca.

La meditación puede ser una buena herramienta para dar con soluciones a los problemas y para cambiar su actitud para atraer el éxito esperado cuanto antes.
El aspecto casi mágico de la meditación es que le permite cerrar la parte de su cerebro que se dedica a juzgar y a ser muy crítico y abre el camino a su mente inconsciente para que cumpla su función. Eso le permite entrar en un estado más profundo de paz interior y gozo, que es el lugar o el estado en el que tenemos un nivel de creatividad más elevado para hacer realidad los resultados buscados.

Mediante la práctica de la meditación empezará a percibir con más facilidad los sutiles impulsos intuitivos, la visión, las ideas, las emociones y la inspiración. Si cree que no sabe practicar la meditación, hay un buen surtido de libros y guías en el mercado que le ayudarán a hacerlo. Es mucho más sencillo de lo que imagina.

Digamos que ya está haciendo todo esto y sin embargo no está satisfecha-o con los resultados…
Entonces, la pregunta es: ¿Está realmente poniendo en práctica lo que ahora sabe? Es posible que realice aquellas acciones o prácticas a las que está habituado. Ahí radica el problema. Si continua haciendo sólo aquello que ha estado haciendo antes, logrará lo mismo que ha estado logrando. Se trata es de poner en práctica nuevas formas de conducta. Quizá tenga que “sacudir” las cosas un poco y ver si puede tomar nuevas iniciativas modificando las actuales.

Finalmente, una mención especial a la paciencia
Es muy natural subestimar el tiempo que puede tardar en realizarse una meta, especialmente cuado es un objetivo de gran calado. Cuando me fijé la meta de vivir en una casa grande con jardín y piscina en el campo en el año 1979, ¿cuánto tiempo pasó hasta que se hizo realidad? Nueve años. Pasaron varios años hasta que encontré el lugar idóneo y un par de años más hasta que puede convertir en ladrillo lo que empezó siendo una idea clara y una maqueta de cartulina.

Eso puede ser demasiada paciencia para quien espera que los sueños o el éxito llegue caído del cielo. La paciencia es algo relacionado con la llamada ley de la gestación que en pocas palabras viene a decir que todo tiene un periodo de gestación, pero de este tema hablaremos en una próxima ocasión.

Recuerde…. Siéntase agradecida-o, fíjese en lo que marcha bien y manténgase en acción.

Participación de F. Javier González en AMA Festival de Pollensa

AMA-FestivalEl sábado 16 de Agosto fui invitado por la organización de AMA Festival para intervenir con una charla y coloquio en relación al contenido de mi libro El fin del mito masculino. El acto tuvo lugar en el Instituto de Pollensa dentro del programa de actos programados por la Asociación de Amigos de Cala Carbó en torno a la mujer.

Participación de F. Javier González en el programa CAIRES de IB3 Televisión

Caires IB3El programa CAIRES de IB3 Televisión ha emitido una tertulia-debate sobe el tema del machismo el domingo 13 de abril, al que asistieron seis tertulianos, entre ellos F. Javier González, invitado a participar como investigador del tema y autor del libro “El fin del mito masculino

El tema a debate fue ¿Somos tan machistas? y se analizaron diversas cuestiones de la vida en Baleares y el grado en que el machismo está o no presente todavía en nuestra realidad cotidiana. Dirigido y moderado por el periodista y presentador Joan Frontera.

Los otros tertulianos fueron:

Leonor Taboada, periodista, actriz y activista del movimiento feminista, especialista en salud y mujer.

Sylvia Riera, empresaria del sector turístico y cónsul honoraria de Polonia en Mallorca.

Guillem Pericás, psicólogo, especialista en psicología clínica.

José Jaume, Periodista.

Pep Sans. Relaciones públicas con amplia experiencia en protocolo.

Los hábitos de la mente

Se ha dicho que lo más parecido a la mente humana es un ordenador y esto es cierto en algún sentido, pero también se parece mucho a un huerto o un jardín en el que con toda seguridad recogemos lo que sembramos. Si plantamos dos semillas, una de maíz y otra de una planta venenosa, las regamos y cuidamos por igual, germinarán y producirán mazorcas de maíz y veneno.

En el jardín de la mente las semillas son los pensamientos y por tanto creamos aquello en lo que pensamos. A su vez los pensamientos se basan en nuestras creencias, por tanto sería correcto decir que lo que creemos determina lo que pensamos y de los pensamientos se alimentan nuestros actos e iniciativas o por el contrario la inactividad.

En ese jardín mental constantemente salen malas hierbas o hábitos negativos que vamos arrancando pero invariablemente vuelven a salir más tarde. Por todo ello es necesario conocer los factores que intervienen en nuestra mente que son seis: Razón, percepción, voluntad, imaginación, intuición y memoria.

Algunos de estos factores fueron analizados por Napoleón Hill, que sugiere la siguiente actitud hacia cada uno de ellos:

  • VOLUNTAD:
Deberíamos reconocer que la fuerza de voluntad es el tribunal supremo que rige sobre todos los demás departamentos de nuestra mente y nos conviene usarla diariamente cuando necesitemos el impulso para cualquier iniciativa y formar hábitos diseñados para hacer que la voluntad esté activa al menos una vez al día.
  • EMOCIONES:
Al observar que nuestras emociones son positivas y negativas, formar hábitos diarios que estimulen el desarrollo de nuestras emociones positivas, y nos ayuden a convertir las emociones negativas en alguna forma de acción eficaz.
  • RAZÓN:
Al reconocer que tanto mis emociones positivas como negativas pueden resultar peligrosas si no están controladas y orientadas hacia fines deseables, someter todos nuestros deseos, objetivos y propósitos a nuestra facultad de razonar.
  • IMAGINACIÓN:
Al reconocer la necesidad de tener planes claros e ideas para alcanzar nuestros deseos, desarrollar la imaginación y la intuición invocándolas todos los días para conseguir su ayuda en la formación de nuestros planes.
  • CONCIENCIA:
 Al reconocer que nuestras emociones a menudo se equivocan por excesivo entusiasmo, y que nuestra facultad racional con frecuencia carece del calor del sentimiento que es necesario para combinar la justicia con la misericordia en nuestros juicios, estimular la conciencia para que nos guíe a conocer lo que está bien y lo que está mal, pero nunca dejar de lado los veredictos que aparezcan, sea cual fuere el coste de llevarlos a cabo.
  • MEMORIA:
 Al reconocer el valor de la memoria en estado de alerta, estimular la nuestra para que esté despierta cuidándonos en formarla con todos los pensamientos que deseo recordar y relacionando esos pensamientos con objetos que pueda evocar.
  • SUBCONSCIENTE:
 Reconozcer la influencia del subconsciente sobre la fuerza de voluntad, y en consecuencia asegurarse de enviarle una imagen clara y bien definida de nuestro propósito principal en la vida y de todos los otros objetivos menores que nos conducen al propósito más importante, y mantener esta imagen de manera constante ante nuestro subconsciente repitiéndola cada día.

La disciplina de la mente se gana poco a poco, por la formación de hábitos que uno puede controlar. Los hábitos empiezan en la mente, por tanto, la repetición diaria de estas afirmaciones formará un hábito con relación a la clase de hábitos necesarios para desarrollar y controlar los seis departamentos de la mente.

El simple hecho de repetir los nombres de estos departamentos tiene un efecto importante. Nos hace conscientes de que estos departamentos existen; de que son importantes; de que se pueden controlar por la formación de hábitos; de que la naturaleza de estos hábitos determina nuestro éxito o fracaso en el tema de la auto disciplina.

Presentación del libro “El fin del mito masculino” en Lliria (Valencia)

Libro Fin del mito masculinoLa Asociación “Mujeres sin fronteras en acción” de Valencia, ha invitado a F. Javier González a hacer una charla y presentación del libro “El fin del mito masculino” en la ciudad valenciana de Lliria. Esta intervención tendrá lugar el sábado día 5 de abril a las 19,00 horas en el Casal Jaume I, Avenida dels Furs nº 17 de Lliria.

La presentación será a cargo de la abogada Ana Pavón.

Las cinco fases del éxito

Para poder convertir una idea en algo físico y real, debemos considerar los cinco pasos o fases que es necesario atravesar. La clave está en convertirnos en canales de la energía para usarla con eficacia en cada una de las fases.

Antes de que piense que vamos a hablar de energías extrañas y misteriosas, le explico que hay seis formas de energía para convertir nuestras ideas y objetivos en realidad. Estas seis energías son: dinero, tiempo, vitalidad, creatividad, gozo y las relaciones personales. Necesitamos todas y cada una de estas seis formas de energía, pero en diferentes intensidades según cada fase. Cuando comprendemos las necesidades concretas de energía de cada fase de un proyecto, nuestras acciones son las apropiadas y están centradas en el objetivo a cumplir.

¿Cuantas veces hemos decidido poner en marcha una idea nueva en nuestro negocio o en el hogar, hasta comprobar que requiere más tiempo y energía de la que pensábamos? En este punto es donde se echan atrás muchas personas, pero quien pretenda tener resultados satisfactorios tiene que encontrar una forma de perseverar. La clave es reconocer qué energía en concreto se necesita en cada fase del proyecto.

Como estoy usando los términos “idea” y “proyecto”, vamos a detenernos a examinar lo que significan. Una idea es algo que se nos puede ocurrir cuando soñamos con hacer o tener algo. Es como soñar despierto, por ejemplo Laura afirma: “me gustaría ayudar a las personas mayores a disfrutar su vejez”. Hasta aquí no es más que una idea sin ningún compromiso que lo respalde. Es un pensamiento agradable. Pero a medida que el interés por esta idea crece, podemos ver que toma cuerpo por medio de una intención, que no es otra cosa que el deseo de ser algo, como por ejemplo:

  • a) Ser creador de belleza (artista)
  • b) Ser una persona emprendedora y con éxito
  • c) Ser un profesional respetable
  • d) Ser económicamente solvente
  • e) Estar creciendo espiritualmente
  • f) Ser un miembro de familia amoroso

Todas las personas tenemos al menos diez o doce intenciones vitales como estas en todo momento. Estas intenciones informan nuestros sueños e ideas. Si queremos convertir esas ideas en realidad, es necesario describir la intención que la respalda. En el caso de la idea de Laura, la intención que respalda su idea de ayudar a las personas mayores, podría ser “Ser una profesional respetable”. Lo que estamos haciendo es tomar la idea y colocarla en un contexto o marco de referencia más grande. Una vez que hemos identificado la intención o el marco superior, podemos establecer la meta, pero sin olvidar que toda meta ha de ser concreta, mensurable, alcanzable, con un plazo fijado y relacionada a la intención. La meta de Laura podría ser: “Daré mi primera charla a un grupo de personas mayores antes del 15 de mayo”. Se trata de crear un camino que recorra la distancia entre la intención y la meta al objeto de enfocar la energía con eficacia.

Llegados a este punto es cuando el pasar de la intención a la meta se convierte en un proyecto. Un proyecto tiene un punto de comienzo, un punto medio y un punto final, al margen de cuanto tiempo dure, (semanas, meses o años). Pero sea cual sea el objetivo o su duración, se dan las cinco fases distintas, cada una de las cuales tiene sus oportunidades y sus peligros.

PRIMERA FASE: CREACIÓN

En la fase primera de un proyecto, la energía se centra en la inspiración y en la visión. El proyecto vive una realidad metafísica en la que la energía es elevada. Digamos que usted tiene el proyecto de abrir un restaurante dentro de once meses. La intención es ser un restaurador conocido. En esta fase usted se permite soñar sobre el aspecto que tendrá el restaurante. En esta fase es cuando tiene que poner sobre el papel todas las ideas. También es la fase para hacer planes, investigar y conseguir todos los apoyos legales, económicos y profesionales necesarios.
En esta fase podemos vernos tentados a dilatar el tema. El hablar sobre el proyecto puede ser a veces tan estimulante como el llevarlo a la práctica. También podemos caer en la trampa de pensar que somos una persona con ideas. Aunque la mayoría de las personas solemos tener buenas ideas, en algún momento tenemos que convertirlas en realidades físicas para que dejen de ser sólo ideas. La fase primera es estimulante pero conviene no quedarse ahí demasiado tiempo temerosos de enfrentarnos a la fase siguiente.

Si pretende convertir su idea en realidad tiene que empezar a comprometerse con acciones concretas. Empiece por decidir lo que irá haciendo para poner en marcha su proyecto. Consiga que sus amigos le ayuden a clarificar lo que pretende hacer. Consulte con expertos que le puedan ayudar a diseñar el plan. Cuanta más gente esté involucrada en la fase primera mejor.

SEGUNDA FASE: DESPEGUE

En esta fase es cuando el vehículo comienza a rodar y es el momento de colocar los cimientos de su plan, cuando la idea creativa y bien planificada comienza a convertirse en realidad palpable.

Otra característica de la segunda fase es que para empezar a lograr resultados siempre exige diez veces más energía de la que se había calculado. La experiencia es como estar en la orilla del mar y ver cómo se nos echa encima una ola enorme.

Lanzar un proyecto para convertirlo en realidad es como el lanzar un cohete, que quema la mayor parte del combustible en los primeros momentos tras el despegue intentando vencer la gravedad. Miguel comenta: “La segunda fase en mi proyecto del restaurante empezó cuando me puse a buscar un local, los préstamos, y los obreros para la reforma. Tenía que solicitar permisos y rellenar un montón de formularios. No fue nada divertido ni estimulante. Tenía que crear los menús e imaginar cómo lograr que empezaran a entrar clientes. Durante este periodo de cinco meses lo normal era pasarme 14 horas diarias trabajando en ello”.

Cuando somos conscientes de esta fase y planeamos la experiencia del “despegue” no tenemos que sentirnos frustrados o desmoralizados. Cuando se hace difícil conseguir resultados es muy fácil caer en los pensamientos negativos o creer que es una pérdida de energía. En realidad es en estos momentos cuando se hace oír el monólogo interno que pretende frenarnos. En esta situación el mejor antídoto es simplemente concentrar el dinero, tiempo, vitalidad, creatividad, gozo y las relaciones personales en la consecución de algunos primeros resultados. Aceptar algunos compromisos y cumplirlos, sin dejarse distraer por otras ideas. Las personas que logran realizar satisfactoriamente sus ideas son aquellas que son más capaces de tolerar la incomodidad de correr cuesta arriba. Se centran en lograr algunos resultados al margen de lo mucho que insista su monólogo interno o la cantidad de esfuerzo que se necesite invertir.

TERCERA FASE: GANAR IMPULSO

En esta fase, el proyecto empieza a coger velocidad y se caracteriza por una relativa facilidad en la consecución de los resultados. En el ejemplo del restaurante sería en este momento cuando los clientes empiezan a llenar las mesas sin que le cueste demasiado esfuerzo. Comparado con la cantidad de energía desplegada en la segunda fase, en esta se requiere muchas menos energías para lograr los mismos resultados. Para un cohete esta es la fase en que realmente alcanza velocidad.

Uno de los peligros de esta tercera fase es no cumplir los compromisos que generó en la segunda fase. Asegúrese de que se centra en cumplir a tiempo con los servicios que ofrece. La fase tercera no es el momento de expandir el proyecto. Algunas personas cuando ven la facilidad con que marcha el proyecto, añaden otras opciones a su plan inicial con el resultado de hacerles volver a la segunda fase. Este no es el momento para arreglar algo que no se ha roto.

CUARTA FASE: ESTABILIDAD

La cuarta fase se caracteriza por un progreso estable en el que parece que el proyecto camina solo, como un cohete o nave espacial que ha alcanzado su órbita. En el caso del restaurante de Miguel, la fase cuarta significa un flujo permanente de clientes que lo recomiendan a otros y se forma un grupo de clientes asiduos.

Uno de los peligros típicos de esta cuarta fase consiste en olvidar que todos los sistemas tienden a decaer con el tiempo. Ese fenómeno se llama entropía. Todos los sistemas tienden a perder energía. Finalmente la nave espacial o cohete comienza a salirse de su órbita de manera imperceptible al principio. Al final llega a su punto crucial y empieza a perder altura y caer hacia la tierra de nuevo.
¿Cómo podemos percibir la entropía en un proyecto? He aquí una lista de posibles indicadores:

  • 1. Servir porciones más pequeñas en el restaurante o empezar a usar ingredientes más baratos.
  • 2. Olvidarse de colocar los libros recién llegados en el escaparate
  • 3. “Engañar” a nuestra dieta, porque nos sentimos bien
  • 4. No mantener la promesa de llamar a las personas que se ofrecieron a formar parte del proyecto.
  • 5. Correr menos kilómetros de los que te habías propuesto en preparación para el maratón, porque te sientes con fuerzas

Las desviaciones pequeñas pueden pasar desapercibidas por algún tiempo, pero al final esta entropía se consolida y pone en peligro el proyecto. Seguramente lo habrá podido comprobar personalmente en restaurantes que al principio tenían muy buena reputación pero que ahora ya no son negocios prósperos porque se nota la diferencia de calidad en la comida o en el servicio. Un caso típico de fracaso en la cuarta fase. ¿Qué hacer entonces en esta fase? Estar muy atento, sin reducir la calidad de sus productos o servicios y conseguir valoraciones periódicas de cómo lo está haciendo. No adopte la actitud del sabelotodo. La arrogancia es el peor peligro en esta fase.

QUINTA FASE: ROMPER LOS LIMITES

La estabilidad de la fase cuarta también proporciona una base para la fase final de un proyecto: Romper los límites y salirse del marco habitual. La quinta fase es la oportunidad para llevar su proyecto al próximo nivel. En los negocios, esta fase podría representar un mercado nuevo para sus productos o una manera novedosa de prestar los servicios ya existentes.

Si aspiramos a romper los límites y salirnos del marco habitual sea un negocio o cualquier otro proyecto, tenemos que aprender a desprendernos de las formas conocidas de hacer las cosas. Una seña distintiva de las personas de éxito es que pueden tolerar la experiencia de salir de su zona de comodidad con el fin de expandirse y crecer. Esto lo saben bien los artistas, escritores, empresarios y en realidad cualquiera que tenga interés en desarrollarse a sí mismo o innovar productos o servicios.

Tan pronto como haya cumplido las fases citadas y nunca antes, su proyecto o su negocio está en disposición de salir de las limitaciones gracias al trabajo que ha realizado previamente.

Cuando sabemos donde nos encontramos respecto a nuestro proyecto, la vida es más sencilla, porque tenemos una base para la evaluación razonada, ya sea un proyecto para empezar un negocio, correr una maratón o construir una casa. Las cinco etapas de todo proyecto sirven también como una guía que nos permite prepararnos para lo que nos espera a continuación, cuando estamos trabajando para convertir nuestras ideas en realidad con claridad, facilidad y el enfoque correcto.

Presentación del libro “El fin del mito masculino” en Inca

Este año el Dia Internacional de la Mujer ha quedado un poco desdibujado por la jornada de reflexion del pasado sabado. Pero cualquier dia del año es apropiado para avanzar en la igualdad de portunidades para las mujeres.

El proximo viernes dia 14 de marzo, F. Javier Gonzalez, autor del citado libro, ofrecera una charla-presentacion de esta obra en la Libreria-cafe La Niebla de Inca, calle Llorenç Villalonga, 8 (frente a Radio Balear) a las 20 horas, seguido de un coloquio, en un lugar adecuado para escuchar y conversar en torno a unas bebidas.

Acerca de este libro de ensayo sobre el avance de la mujer han opinado:

Rosa Regás, autora del prólogo: “Es un alivio saber que hay hombres dispuestos a investigar y escribir en defensa de las mujeres”… “Un concienzudo y a la vez revelador analisis que sugiere pautas de conocimiento”

Miguel Gil, ensayista e historiador:  “El estilo es terso, didactico a veces, con pinceladas coloquiales y algun que otro toque de humor. La obra tiene la singularidad de ir a contrapelo en diversas cuestiones”.

Josep Maria Llauger, periodista: “Al concluir la lectura del libro (…) ante el rigor analítico, la riqueza conceptual y la capacidad de empatia del autor hacia laucha de las mujeres, admiti que el libro y el trabajo que habia hecho tienen un gran valor”

Te esperamos en la Libreria Niebla de Inca, el viernes dia 14 a las 20 h.
Para más información sobre el libro o su autor, visita www.mitomasculino.com o bien www.sabiduriaaplicada.com

Saludos cordiales
SABIDURIA APLICADA
info@sabiduriaaplicada.com
971-534249 y 608-732794