Comprender y vencer la depresión

Guardado en: Artículos • Publicado el 09/01/2010 • 2 comentarios

Vencer la depresión

¿Ha considerado la posibilidad de que sentirse deprimido es algo normal que nos puede ocurrir con cierta frecuencia?

Los medios de comunicación y la sociedad en general tienden a transmitir la idea de que lo normal es sentirse constantemente feliz. Pero ¿acaso es lógico que la felicidad sea un estado permanente?

Antes de que busquemos la fórmula para vencer una depresión, es crucial que tengamos claro que tanto la depresión como la felicidad son estados o situaciones normales que todos experimentamos y que debemos estar dispuestos a aceptar cuando la vida nos los presenta.

Todo lo que hace nuestro cuerpo-mente es por su propio bien. Cuando la temperatura interna es demasiado alta, sudamos para refrigerarlo. Cuando tenemos mucho frio, temblamos para recuperar algo de calor. Cuando algo en la vida nos disgusta (una discusión con el ser amado, carecer de una persona amada, perder a esa persona, perder una gran cantidad de dinero, detestar nuestro aspecto físico, no conseguir un empleo, sentirse inutil, o cualquier otra experiencia dolorosa corriente en la vida) es completamente normal sentirse deprimido. Eso no nos convierte automáticamente en clientes de la farmacia.

Cuando tenemos uno de esos periodos en que nos sentimos decaidos, el cuerpo, la mente y el espíritu pueden tener un espacio adecuado para percibir el dolor, sin rechazarlo por sistema. A continuación podemos valorar la realidad de lo que nos está ocurriendo y aprender algo que nos sirva de ayuda y así tomar una decisión sobre nuestro proceder en la vida.

El párrafo anterior podría resumirse en estos cuatro puntos:

1. Nos disgustamos por algo que nos ha ocurrido.

2. Nos sentimos deprimidos, con dudas, periodo de tranquilidad.

3. Valoramos las realidades de nuestra vida.

4. Tomamos decisiones sobre nuestro proceder en adelante.

Es lamentable que la mayoría de las personas que sufren una depresión o que padecen depresión crónica, no sepan pasar del punto 2. Su disgusto es tan profundo que no pueden generar el impulso necesario para llegar a los pasos 3 y 4.

Si somos conscientes de esta secuencia de cuatro pasos, eso ya será de gran ayuda para poder llegar al paso tercero y cuarto. Hay además estrategias dietéticas concretas y ejercicios mentales y emocionales que pueden ser de gran ayuda para llegar a los pasos 3 y 4, pero el mero hecho de verlos como el destino natural de nuestro estado de ánimo tras una situación deprimente, puede marcar la diferencia a la hora de recuperar la salud y un estado de ánimo mejor, especialmente cuando se trata de personas de edad avanzada, puesto que es una época de la vida en la que podemos perder seres queridos y tener otro tipo de pérdidas que son normales.

No vamos a negar que la depresión puede convertirse en una enfermedad y requerir un tratamiento médico, pero el estar ocasionalmente deprimidos por alguna causa, no significa que estemos enfermos de depresión y que tengamos que acudir rapidamente a la farmacia para comprar antidepresivos o ansiolíticos.

Como afirma el Dr. Rozados: “Es erróneo creer que es normal que los ancianos se depriman. Por el contrario, la mayoría de las personas de edad se sienten satisfechas con sus vidas”.

A cualquier edad y en especial a partir de los 60, cuando nos sentimos deprimidos y tras un periodo de sentir lástima de uno mismo, hay que comenzar a hacerse preguntas efectivas: ¿Cómo puedo cambiar esta situación? ¿Cómo puedo ser util de nuevo? ¿Qué puedo aprender de lo que me ha ocurrido? Si a continuación ponemos en marcha un plan de acción y lo seguimos, iremos saliendo paulatinamente de ese valle depresivo.

No es nada grave sentirse deprimido. El cuerpo sabe lo que tiene que hacer y con el conocimiento adecuado y un plan de acción, podemos recuperar un estado de ánimo saludable.

F. Javier González

Comentarios

  1. Quisiera ponerme en contacto con personas de la 4ta. edad todavia trabajando, vigentes y activas, para lo que queda de la vida, manejarlo lo mejor que se pueda. Gracias. Marite

  2. Me acompaña este mal por muchos años, son pesadillas de incertidumbre, poca relaciona con el medio y en lo laboral, soy independiente, por lo tanto a mi nivel trabajo solo y acompañado de personal de trabajo. Estoy cansado y veo el futuro muy mal.

    Es una carga paternal que la vivi muy de cerca cuando joven, ahora cumplo 60 años y no se que ser tan de mi vida. Lamento ser tan tajante pero es mi realidad. Si alguien quiere realizarme alguna pregunta relacionada feliz la contesto.

¿Quieres hacer algún comentario sobre este tema?
Por favor, utiliza el siguiente formulario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *